La Artesanía del Esparto en Moixent. La Costera-València

La artesanía del esparto en Moixent

¿Todavía podemos encontrar artesanos del esparto en Moixent?

Al menos uno; José Belda elabora artículos de esparto conservando la tradición artesana de nuestra comarca. En buena parte de los pueblos de la Costera, trabajar el esparto constituía una de la rutinas fundamentales en muchos hogares, pero especialmente en Moixent esta artesanía estaba muy extendida.

Formaba parte indisoluble de la economía doméstica  y ocupaba  a muchísima gente,tal y como nos explica Antonio Sanz en su artículo. Un producto de proximidad que  hoy en día cabe incentivar.

Para conservar esta tradición artesana José Belda le dedica la mayor parte de su tiempo, trabaja el esparto cono antes y contribuye a que esta tradición de nuestras comarcas continúe enriqueciendo nuestra cultura.

Pepe Belda treballant l'espart Moixent-La Costera

Pepe Belda treballant l’ espart Moixent-La Costera

Pepe Belda treballant l' espart Moixent-La Costera

l’ espart Moixent-La Costera

Aquí os  dejamos el artículo de   Antonio Sanz,(Moixent 1943), escritor aficionado, divertido, reivindicativo y que con su peculiar prosa nos traslada a aquellos tiempos en que el esparto formaba parte intrínseca del día a día, nos explica qué es el esparto, cómo se trabajaba y preparaba y hasta qué punto era importante para la sociedad, y  de esto no hace tanto…

Si quieres conocer mucho más del esparto (Stipa tenacissima)   su historia en nuestras tierras, no te pierdas el artículo!

Reivindicar esta artesanía, confeccionada con materiales sostenibles, no contaminante, y con la que se pueden realizar desde artículos de uso cotidiano hasta obras de arte contemporáneas es tarea de todos.

 

PDF  El Esparto by Antonio Sanz

Espardenyes

Espardenyes

cabassets

Cabassets

Espart Pepe Belda Moixent detalls

Espart Pepe Belda Moixent detalls

Articles de decoració

Articles de decoració


El Esparto y su importancia

——————————————————————————————————————————–

Datos sobre la planta y su hábitat:

El esparto es una planta de la família de las gramíneas, es plurianual, tiene las hojas radicales, es decir, nacen desde la base o cepellón, son largas, acanaladas y fuertes. Es típica del área mediterránea, en españa se la encuentra en las sierras áridas del sur-sureste, preferentemente en zonas de monte bajo bien soleadas.

En Moixent lo tenemos en abundancia en el monte de la Solana, actualmente se le tiene en poco aprecio, pero durante siglos fué una planta muy estimada por su gran utilidad.

Dichas hojas, debidamente preparadas, constituyen una excelente fibra de gran resistencia y duración. Nuestros antepasados lo utilizaban para confeccionar una gran diversidad de objetos de uso común, tanto para las tareas agrícolas, como para uso cotidiano en diferentes menesteres.

De su empleo:

Del esparto se podían confeccionar cuerdas y cordeles, capazos, serones,(sarias), capachos para las almazaras, esteras, mochilas para el transporte de herramientas o comida, bolsos o cestos, alpargatas, los asientos de las sillas, abanicos para avivar el fuego, moldes para el queso y un etcétera interminable, llegando incluso a usarse para confeccionar ropa y pasta de papel.

Si tuviéramos que situarnos en una época, esta abarcaría desde que el ser humano empezó a usar la inteligencia hasta bien avanzado el siglo XX, en el que otras fibras industriales y los productos plásticos lo desplazaron de forma radical.

Modernamente su uso se reduce principalmente a confeccionar artículos más decorativos que prácticos, aunque muchas personas los prefieren sobre otros más modernos.

De su preparación:

De su manejo adecuado depende un resultado satisfactorio.

La recolección debe realizarse en el mes de agosto cuando la luna se encuentre en fase menguante, si no coincide, puede adelantarse a finales de julio.

A continuación debe secarse suelto, para que no se enmohezca y se ponga negro, el lugar más adecuado era la última planta de las casas o ‘terrat’, donde recibía luz solar directa y no se mojaba con la lluvia, ahora habríamos de elegir un lugar de condiciones similares. El secado se prolongará durante un espacio de uno a tres meses, dependiendo del tiempo ambiental, deberá removerse a medida que se vaya secando para que tome un color y fortaleza uniforme. Terminada la fase de secado dichas hojas se habrán cerrado y serán como una delgada varilla rígida y tendrán el color característico, como una caña seca, entonces se atará en manojos y se guardará en lugar seco y resguardado, cuando se precise se tomará la cantidad necesaria y se procederá de manera diferente según su destino.

De su uso:

Hay dos formas de usar el esparto, una es sin picar y la otra picado.

Sin picar se toma el esparto tal y como se había guardado después del secado en la cantidad que se precise, se humedece un poco para facilitar su manejo, de todos modos continuará siendo duro.

Con este esparto al que se le llama ‘crudo’, se confecciona la pleita o ‘llata’, con ella se fabrican los capazos, esteras, serones,argolines para el transporte de las aceitunas a lomos de las caballerías, albardas, abanicos, y muchas cosas más.

La pleita puede tener entre cinco y veinticinco mallas, siempre impares, tal como avanza su tejido se van añadiendo espartos a las mallas para mantener su grosor ya que los espartos anteriores se van terminando. La confección de los capachos para las almazaras requieren una especialización muy característica, su tejido es de forma circular contínua, servían para aflojar la pasta de aceituna y formar la “pilas” en las prensas para apretar con una fuerte presión y extraer el aceite.

Esparto picado; del que guardamos después del secado, tomamos una buena cantidad, según las previsiones  de uso que tengamos. Procederemos al “macerado”, ataremos todos los manojos en un fardo y le sujetaremos una piedra de peso suficiente para que se mantenga sumergido en agua durante cuarenta días de forma permanente, el agua es mejor que sea renovable, o al menos en cantidad abundante, por ejemplo, en una balsa. Transcurrido dicho tiempo lo sacaremos y someteremos a un aireado y secado rápido, a dicho esparto ya se le llama “curado”, lo guardaremos en sitio seco para disponer del mismo según convenga.

Proceso de picado; del esparto “curado” tomaremos el que nos apetezca, elegiremos a ser posible cuando el ambiente esté húmedo, (antiguamente aprovechaban los días de lluvia que no podían trabajar en el campo), tomaremos pellizcos o manojos pequeños y lo iremos golpeando con suavidad pero con firmeza repetidas veces, desde un extremo al otro, para ello se usa una maza de madera de encina de forma especial, la base suele ser un tronco de madera, preferentemente de una higuera sana, después se ata en manojos y se guarda en sitio seco.

Este esparto picado es mucho más suave y manejable que el “crudo”, de todos modos, si tiene una cierta humedad se trabaja mejor.

Se usa para trenzar cordeles y cuerdas, que llevan dos y tres mallas respectivamente, otra cosa son las “maromas”, que no es otra cosa que una cuerda compuesta de varias cuerdas, se trenza la “soleta” que lleva cinco mallas y es mucho más estrecha que la pleita y muy flexible.Se van añadiendo espartos, lo mismo que en la pleita para mantener un grosor uniforme, ahí se pone de manifiesto la finura del artesano.

De estos elementos base ,de esparto picado,se suelen fabricar las famosas alpargatas, las “barchetas” para herramientas o comida, esteras, capazos de costurera, rodetes de mesa, y cualquier cosa que la imaginación y la habilidad del artesano sea capaz de concebir.

Sobre los antecedentes y la situación actual de la artesanía del esparto en Moixent:

Trabajar el esparto en Moixent ha sido siempre una tradición, no por pura afición, si no por necesidad, teniendo en cuenta su condición de pueblo principalmente agrícola, usaba un gran número de mulos, también para el transporte (arrieros) se precisaba de semovientes menores (burros), todos precisaban de algún elemento confeccionado con esparto. También para las labores de vendimia y el manejo de las aceitunas se usaban utensilios de esparto.Las alpargatas para el trabajo también eran de dicho material.

En resumen, y como expresión anecdótica, diré que sólo el sr. cura, el notario y el médico , no se ejercitaban en el manejo del esparto, en las demás casas todos eran más o menos expertos, y por supuesto, los niños aprendían antes a trenzar cuerda que a leer y escribir.

Afortunadamente, aquella situación endémica hace tiempo que esta superada, hoy estamos en el extremo contrario, es decir, ya son muy pocas las personas que practican el trabajo del esparto.

Hace unos años se puso en marcha una especie de Escuela Taller y tuvo unos resultados aceptables, aunque duró poco tiempo, con la maestría del sr. Agustín, que ya no esta con nosotros, unas cuantas personas aprendieron el manejo del esparto.

Treballs d'espart Pepe Belda Moixent

Treballs d’espart Pepe Belda Moixent

Cabassos d'espart

Cabassos d’espart

Artesania Pepe Belda

Artesania Pepe Belda

 

Quiero aprovechar estas líneas para dedicar un emotivo recuerdo al señor Agustín, que además de trabajar el esparto como nadie,era una excelente persona D.E.P.

A este breve artículo se adjuntan unas fotografías de algunas piezas confeccionadas por José Belda, el cual también tomó clases del desaparecido maestro.

Hago un llamamiento, a quien corresponda, para que sea retomada la Escuela-taller y se rescate del olvido el arte de trabajar el esparto, pues representa toda una tradición artesana que enriquece nuestra cultura, además constituye un atractivo para el turismo.

Anímense y participen, y no sólo los jubilados, si no personas jóvenes que tienen el futuro por delante.

Para poder componer este breve artículo sobre el trabajo del esparto he consultado a otras personas más expertas que yo, a todas ellas les doy las gracias.

No obstante y como firmante del artículo, asumo toda la responsabilidad de los fallos que pueda contener el mismo.

Antonio Sanz Micó

Moixent, julio de 2017